martes, junio 21, 2022
Inicio Arte Marcial 9 consejos para adquirir una katana

CURSOS EN LÍNEA Y TIENDA:

9 consejos para adquirir una katana

Por Bushidojo

Los siguientes extractos son del libro Tameshigiri no Shinzui (la Esencia de la prueba de corte, 1980), traducido por Gavin Poffley y publicado como El espíritu de la espada en 2013.

Nakamura Taisaburo Sensei de Nakamura Ryu Battodo

Estudio de las hojas pre-existentes

De las espadas afiladas utilizadas para la práctica de iaido, no todas, pero una gran mayoría, se han forjado y comprado como un artículo de stock preexistente y no adaptado al usuario. Por lo tanto, ahora me gustaría echar un vistazo a las especificaciones de las espadas en general, y estas hojas pre-producidas en particular, como referencia para todos los practicantes de las artes de la espada.

Las espadas japonesas se clasifican en cuatro períodos históricos dependiendo de cuándo fueron forjadas. Estos son koto (lit: espadas antiguas, forjadas antes de 1596), shinto (lit: espadas nuevas forjadas entre 1596 y 1760), shin shinto (lit: nuevas espadas nuevas, forjadas entre 1761 y 1876) y gendaito (lit: espadas de la era moderna, forjado a partir de 1887).

Entre los practicantes modernos de iaido, no hay muchos que posean una espada que esté bien equilibrada para ellos personalmente y yo estimaría que alrededor del setenta por ciento no usa hojas adecuadas.
Por tanto, me gustaría considerar este punto en general, teniendo en cuenta mis propias experiencias con tameshigiri.

Existen muy pocas espadas que se adapten bien a su usuario y estén equilibradas de la manera que necesitan para moverse de forma natural y armoniosa. La mayoría están forjadas por herreros utilizando sus métodos propios únicos y según sus propias especificaciones de stock y los practicantes de iaido de hoy en día intentarán adaptar su técnica a la idiosincrasia de la hoja en su entrenamiento.

El uso de una espada mal equilibrada es una de las principales causas de los fallos en la técnica que se pueden ver en muchos aspectos de la actuación de un espadachín en las demostraciones. Uno se pregunta cuántos de los que se entrenan en iai tienen en cuenta los siguientes puntos al seleccionar una espada:

1. Longitud de la hoja
2. Peso
3. Curvatura
4. Apariencia general de la espada
5. Anchura de la hoja
6. Naturaleza del hamon
7. Capacidad de corte
8. Flexibilidad de la hoja
9. Posicionamiento de los ornamentos del menuki
10. Colocación de los orificios para las clavijas que aseguran la empuñadura a la hoja (mekugi ana y hikae mekugi ana)
11. La longitud de la espiga
12. La practicidad de los accesorios.

Estos puntos resumen las especificaciones importantes a las que se debe prestar atención al seleccionar una espada para usar en el entrenamiento de iaido.

Para preservar las valiosas espadas históricas, al seleccionar una espada para usar en tameshigiri, evitaré a propósito las hojas de renombre con grabados y, en su lugar, compraré una hoja sin nombre con algunos rasguños.

Espadas como estas a menudo tienen varios problemas, como ser demasiado largas, demasiado pesadas, no tener mucha curvatura o tener una espiga demasiado corta. Para que estos sean adecuados para su uso, es importante realizar los siguientes tipos de modificaciones para mejorar el equilibrio:

  1. Para hojas más largas, mueva las ranuras de ajuste de la empuñadura (machi) hacia arriba de la hoja y cambie su tamaño a las dimensiones más convenientes.
  2. Para las hojas que carecen de curvatura, modifíquelas para que se curven más.
  3. Para hojas con una espiga corta, extienda la base de la espiga.
  4. Para las hojas que son demasiado pesadas, coloque una ranura para aligerarlas.

Los herreros de espadas no suelen tener experiencia técnica en los métodos reales involucrados en el uso de las espadas que fabrican y, por lo tanto, en gran medida no comprenderán el equilibrio correcto que se requiere. Hay algunos herreros que crean hojas teniendo en cuenta que la verdadera esencia de la espada está en poder cortar, pero la mayoría de herreros hoy en día miran la forja principalmente en términos de creación de piezas artísticas. Hay un número especialmente grande de herreros que intentan imitar las grandes obras de los períodos koto y shinto y las espadas que producen son juzgadas por un panel de tasación de un museo, siendo aprobadas o reprobadas en un cierto grado. Que tales herreros consideren el mérito artístico como la principal preocupación al hacer nuevas espadas es una situación completamente comprensible e inevitable, pero aún así desafortunada.

En el período koto, las espadas a veces eran forjadas por herreros que eran analfabetos y vivían exclusivamente para hacer espadas con exclusión de todo lo demás, luchando con el fuego y el hierro, siendo la creación de un filo de suma importancia y las letras que irían en la espiga eran de poca importancia. Como podemos ver hoy, estas espadas han llegado a ser marcadas y veneradas como espadas de gran importancia o incluso tesoros nacionales. Comparado con esto, ¿qué podemos decir sobre la forja de espadas moderna? Debido a que las espadas se hacen principalmente como un arte en estos días, a menudo vemos que el herrero pone más atención en hacer que la espiga sea hermosa que en la hoja en sí, tratando de hacer que la inscripción sea lo más atractiva y estéticamente agradable posible. Incluso hay casos de espadas modernas que se elevan al estatus de espadas de renombre (meito) únicamente por las virtudes de un bonita espiga, y son designadas como tesoros culturales y los herreros que forjaron tales piezas recibieron el estatus de honor de tesoros nacionales humanos.

1. Longitud

La longitud estándar de las hojas de espada especificada por el shogunato Tokugawa era de dos shaku y tres sun (aproximadamente 70 centímetros), con variaciones de entre dos shaku y dos shaku y cinco sun dependiendo de la altura del usuario.
La longitud estándar de las espadas militares (gunto) usadas por el antiguo Ejército y Armada Imperial era dos shaku y dos sun (aproximadamente 67 centímetros).

Las espadas utilizadas en la práctica moderna del iaido tienen generalmente entre dos shaku y tres sun y dos shaku y cinco sun (entre 70 y 75 centímetros) con espadas más largas que esto solo utilizadas por individuos especiales. Si intentas tameshigiri con una espada más larga que esto, y la hoja resulta ser un poco débil, puede romperse limpiamente por el rebote del golpe, especialmente si el corte se realiza en un ángulo o trayectoria incorrectos.

Cuando tuve el honor de conocer al gran maestro de iaido Nakayama Hakudo sensei, le pregunté cuál era la longitud adecuada para una espada. Me dijo que una longitud de la propia altura menos tres shaku (alrededor de 90 centímetros) era una buena longitud. En mi caso mido cinco shaku y cuatro sun (aproximadamente 164 centímetros) de altura, por lo que esto significaría que una hoja de dos shaku y cuatro sun (aproximadamente 73 centímetros) sería óptima. Sin embargo, esta longitud solo es óptima para realizar katas de iaido en solitario cortando el aire y es un poco demasiado larga para tameshigiri. Este hecho está ilustrado por una espada que me obsequió después de la guerra el arqueólogo Ikeda Kenji sensei, quien es oriundo de Namamugi en el distrito Tsurumi de Yokohama. La hoja tenía dos shaku y cinco sun (alrededor de 74 centímetros) de largo y fue forjada por Kagaju Sadatoshi en la era Bunmei, lo que la convierte en una espada del período koto. Usé esta espada para tameshigiri durante unos cinco años, pero siempre se doblaba cuando mi control de agarre tenía incluso un leve fallo.

Cuando el portador se pone de pie, la espada debe ser lo suficientemente larga como para que la punta roce el suelo, ni más ni menos.

Como resultado, ahora uso una hoja de alrededor de dos shaku y tres sun (aproximadamente 71 centímetros) para mi propia práctica de tameshigiri, y recomiendo a mis estudiantes y a los miembros de mi organización que usen una espada de entre dos shaku y dos sun ( aproximadamente 67 centímetros) y dos shaku y tres sun (aproximadamente 71 centímetros).

2. Peso

Una katana estándar que sería fácil de usar debería pesar entre 300 monme y 340 monme (entre 1,1 y 1,3 kilogramos), incluida la guarda (tsuba), la empuñadura (tsuka) y los accesorios. Las espadas más pesadas que esta solo deberían ser utilizadas por aquellos con una fuerza física prodigiosa.

En las demostraciones de iaido, a veces se ve a los artistas que hacen temblar espasmódicamente la longitud de su hoja al detenerla después de un corte o al realizar chiburi. La causa de esto es el uso de espadas que son demasiado pesadas, y es un mal hábito. Hay que tener cuidado con las espadas más pesadas.

3. Curvatura

La curvatura ideal para una espada de dos shaku y tres sun (aproximadamente 70 centímetros) es de alrededor de cinco bu (aproximadamente 1,5 centímetros). Las espadas con una curvatura mayor o menor que esta no son buenas para el uso práctico en el entrenamiento del manejo de la espada.

4. Anchura de la hoja

Una hoja que tenga alrededor de un sun (aproximadamente 3 centímetros) en la base de la protección y se estreche hasta alrededor de ocho bu (aproximadamente 2,4 centímetros) en el monouchi tendrá un buen equilibrio. Al igual que con la curvatura, los anchos de hoja que varían demasiado de estas medidas no son adecuados para el entrenamiento.

5. Dimensiones de la espiga

Las dimensiones de la espiga de la hoja controlan el equilibrio general de la espada y son un factor importante a tener en cuenta al seleccionar espadas para usar en el entrenamiento.
En general, las espadas de los períodos koto y shinto tienen espigas relativamente cortas de alrededor de cinco sun (aproximadamente 15 centímetros), aunque hay excepciones. La longitud estándar de las empuñaduras de espada (tsuka) es de ocho sun (aproximadamente 24 centímetros), por lo que si la espiga es mucho más corta, la hoja puede romperse en la punta de la espiga cuando corta un objeto sólido.
Si la empuñadura que se está usando tiene una longitud de ocho sun, entonces una espiga adecuada debería ser de siete sun. Cuando una espiga más larga encaja bien en la empuñadura, su peso se retendrá allí y, en consecuencia, la hoja se volverá más liviana, lo que dará como resultado un arma bien equilibrada.
Si la espiga es demasiado corta y esto está poniendo demasiado peso en la hoja, entonces todavía se puede lograr un buen equilibrio insertando plomo en la base de la empuñadura por el pomo.

6. Profundidad del hamon

Entre un tercio y un cuarto del ancho total de la hoja es una profundidad adecuada para el hamon en una espada para uso práctico. En general, las hojas con un hamon florido y profundo tienden a ser quebradizas y, por lo tanto, se astillan o rompen fácilmente.

7. Posición de los adornos de menuki en la empuñadura.

Durante el período Muromachi, la mayoría de los accesorios de espada eran del estilo handachi (media espada de caballería), donde los adornos de menuki se envolvían en el lado derecho de la empuñadura cuando la espada estaba en reposo con la hoja hacia abajo. Las espadas militares de las antiguas fuerzas armadas imperiales también tenían sus empuñaduras envueltas en base a este estilo, pero en este caso significaba que los adornos encajarían en la palma de la mano del usuario, haciendo que el agarre fuera más fluido y resaltando la técnica del usuario.

Los accesorios del período Edo, por el contrario, eran lo opuesto a esto y tenían el menuki en el lado izquierdo.

Tener el menuki demasiado alto en la empuñadura tampoco es bueno para el manejo. Originalmente eran solo adornos para decorar la empuñadura y, por lo tanto, no eran necesarios. Habiendo dicho eso, el menuki puede ayudar en la propia técnica si se enrolla en la empuñadura al estilo handachi koshirae.

El noventa por ciento de las espadas utilizadas por los entusiastas del iaido de hoy en día tienen los accesorios en el estilo prevaleciente en el período Edo.

8. Presencia o ausencia de una ranura (hi) en la hoja

Una espada con una ranura que corra por la hoja hará un sonido cuando se balancea y a muchos no les gusta eso, especialmente entre los practicantes de alto rango. Por otro lado, hay quienes gustan de las hojas que hacen ruido.

En películas de época y obras de teatro, los efectos de sonido vibrantes de una ranura en la hoja aumentan el efecto dramático y generalmente son apreciados por el público. Además, a los principiantes, los sonidos de un surco de hoja les da la impresión de que su técnica es buena. Lo mismo ocurre con las demostraciones de iaido en las que, aunque no impresione a los expertos, el público en general ve una actuación en la que los sonidos la hacen más impresionante.

Hay historias que sugieren que no es práctico usar una espada que tenga surco en algunas situaciones porque haría ruido incluso en la oscuridad de la noche. También se dice que, en el pasado, el surco se conocía como el “corredor de sangre” y actuaba como un canal para que la sangre de un corte o estocada fluyera. Otra historia diría que, cuando atravesaba el cuerpo de un oponente, la hoja a veces se atascaba por la presión, por lo que había un surco de sangre para aliviar esa presión y ayudar a retirar la hoja.

Además, aunque no tiene ningún efecto sobre la capacidad de corte de una espada, la presencia o ausencia de un surco influirá en el peso de la espada y, por lo tanto, también está relacionada con el equilibrio.

Además de esto, cuando se mira desde el punto de vista de la dinámica física de una hoja, una con una ranura será un poco más débil que una sin ella. Sin embargo, también tendrá una mayor flexibilidad. Esto se puede entender claramente cuando se observa exactamente la misma estructura y principio en la construcción de una vía férrea.

Finalmente, la apariencia general de una espada con un surco es más elegante y atractiva, y hay muchos que prefieren esto.

9. Efectos sobre la capacidad de corte desde la altura de la línea de cresta de la hoja (shinogi)

El poder de corte de una espada japonesa variará según los métodos individuales y la idiosincrasia del herrero que la forjó, pero lo que más influye es el ancho de la hoja y, en relación con esto, la altura de la línea de la cresta a lo largo de ella. Las hojas con una línea de cresta alta son buenas para cortar a través de objetivos más duros, pero contra los más blandos funcionan mal debido a la absorción de energía. Una hoja de bordes altos perderá aproximadamente la mitad de su poder de corte cuando, por ejemplo, corte los objetivos de paja en suemono giri.

Comparativamente, las hojas con una línea de cresta poco profunda generalmente tienen una mejor capacidad de corte, aunque esto puede variar con el ancho de la hoja. Son buenas para evitar la absorción de energía de los objetivos de paja más suaves y funcionan de manera loable al cortarlos. Sin embargo, si el usuario maneja mal el agarre, dicha hoja puede romperse fácilmente. Para dar un ejemplo, se dice que la capacidad de corte de las hojas fabricadas por Seki no Magoroku Kanemoto están en la clase superior de las mejores y más finas espadas, el saijo owazamono. Una de las características de las espadas que hizo fue un borde de hoja poco profundo, lo que significa que atravesarían los objetivos con facilidad. En comparación, el filo de un dotanuki o el de las hojas de la escuela Mito del período shin shinto eran objetivamente superiores a un Kanemoto. Sin embargo, cuando se trata del corte de objetivos fijos en suemono giri y dai giri, el Kanemoto podría cortar cinco paquetes de paja, mientras que las hojas anteriores alcanzarían su punto máximo en solo tres. Esto se debe al hecho de que las hojas con un shinogi alto sufren considerablemente de la absorción de energía causada por los objetivos blandos y demuestra que, incluso si el filo de la hoja es exactamente el mismo, la altura de la línea de la cresta tiene un efecto en el poder de corte.

En resumen, esto significa que ensanchar una hoja y bajar la altura del shinogi mejorará en gran medida su capacidad de corte.

Por otro lado, al cortar bambú, la capacidad de corte de la hoja no se verá muy afectada por una línea de cresta más alta. Un shinogi más alto mejora la flexibilidad de la hoja, haciéndola más adecuada para cortar bambú. Por el contrario, una hoja con una línea de cresta poco profunda no tendrá tanta flexibilidad y no se recomienda para este tipo de corte. Si el ángulo de corte y la manipulación de la empuñadura son incorrectos, la hoja a menudo se partirá. Esto se ve mejor en la misma línea que usar diferentes hojas para preparar diferentes ingredientes en la cocina, como usar una hoja para cortar los ingredientes más duros y un cuchillo para verduras para cortar los vegetales, etc.

Además, la posición de la línea shinogi también es un factor importante. No es deseable que esté demasiado centrada a lo largo del ancho de la hoja y, cuando se considera desde la perspectiva de la dinámica física de la hoja, estar más hacia la parte posterior de la hoja (la mía) dará un mejor filo de corte «.

Cabe señalar que en 1980, cuando se publicó Tameshigiri no Shinzui, la estatura promedio de los hombres japoneses era de 1,70 m y, en ese momento, Nakamura Sensei aún no aceptaba a ningún estudiante occidental (yo -John Evans- fui el primero en 1983). Como señala, las hojas de más de 2,4 shaku no se recomendaban para tameshigiri, ya que las forjadas según las especificaciones establecidas aquí se doblarían fácilmente si la técnica es incorrecta. Sin embargo, para alguien de mi estatura (también se debe tener en cuenta la relación entre la longitud del brazo y la pierna), la longitud correcta es 2,45 shaku. Aquí surge claramente un problema si se desea practicar tameshigiri. Dada la altura promedio de la población actual, muchos aspirantes a espadachines y, de hecho, mujeres espadachinas (tanto japonesas como no japonesas) no podrán encontrar una espada que se ajuste a todos los criterios de Nakamura Sensei.

En un taikai en Gunma-ken en 1985 (un evento anual en ese momento) después de tener un buen desempeño en el shizan individual (corte), opté por ingresar al evento Suemonogiri en el que los competidores intentan cortar verticalmente hacia abajo a través de una pila de esteras de paja apiladas horizontalmente. La posibilidad de errar en hassuji (ángulo correcto de la hoja) y tenouchi (agarre correcto) es mucho mayor aquí. Mis dos superiores, Suzuki Kunio y Sato Shimeo, me dijeron en términos inequívocos que, dado mi nivel técnico y las proporciones de mi espada, esta era una muy mala idea (mi espada era una hoja de 2,45 comprada a Nakamura Sensei ). Montado en una ola de euforia, ignoré alegremente sus consejos y poco después fui recompensado con la visión de mi espada doblada en el monouchi en un ángulo de 45 grados. Me imagino que la sensación espantosa que esto provocó fue similar a la sensación que podría surgir si me despertara por la mañana y descubrí que mi nariz (u otro apéndice) se había doblado en un ángulo similar. ¡Este sentimiento no se redujo de ninguna manera al ver a Suzuki Sensei doblándola para volver a darle forma con las manos y los pies en el suelo de cemento!

En sus últimos libros, Nakamura Sensei aboga por el uso de bambú verde delgado, particularmente para principiantes, para que puedan practicar el corte hasta que dominen la técnica básica y puedan intentar objetivos más gruesos sin temor a que las espadas se doblen. Esta precaución es, por supuesto, mucho más importante ahora que muchos practicantes más altos usan espadas de más de 2,4 shaku. En Fudokan hemos introducido con éxito el uso de rollos de papel grueso para este propósito (ya que el bambú verde flexible es difícil de encontrar en el Reino Unido). Esta práctica es en realidad más exigente que cortar tatami omote, ya que incluso una pequeña desviación de una buena técnica provocará que el rollo se doble. Sin embargo, como subraya Nakamura Sensei con respecto al bambú verde delgado, es vital que los cortes se realicen con toda la potencia y amplitud, como si se estuviera cortando un objetivo pesado o se desarrollará una acción de corte de bajo nivel.

El otro enfoque es, por supuesto, hacer que las espadas sean más robustas. Nakamura Sensei a menudo se refiere a jissento 実 戦 刀 (espadas de batalla reales) para distinguirlas de las hojas que él prefería que cortaban fácilmente objetivos blandos pero que probablemente se astillarían, doblarían o fracturarían al entrar en contacto con huesos u otros materiales presentes en objetivos ‘reales’. La característica principal de tales espadas es un shinogi o línea de cresta más gruesa, sin embargo, lo importante a tener en cuenta aquí es que, por muy afiladas que estén, estas hojas carecen de poder de penetración cuando se usan en objetivos blandos. En consecuencia, los jissento rara vez se ven en manos de los practicantes de Battodo. Los objetivos blandos (por lo general, esteras de paja de algún tipo) se han vuelto omnipresentes tanto en los entrenamientos como en los torneos y esto ha llevado a un movimiento constante desde el sugata (forma) de una katana tradicional hacia un ‘artículo deportivo’ especializado con muy poca consideración por los efectos sobre el equilibrio la manejabilidad y, lo que es más importante, el cultivo de la verdadera habilidad marcial con la espada. Este lamentable desarrollo se plasma en la siguiente imagen :

Estas cinco espadas fueron todas fabricadas por herreros japoneses durante las últimas dos décadas para los practicantes de Battodo. Las espadas A y B fueron encargadas por primera vez y luego vendidas por Nakamura Sensei. La espada A (2.4 shaku) fue fabricada en 1997 para su uso por Sagami no Kuni Kenpaku Yasutoshi y el grabado omote lo dedica al «fundador de Nakamura Ryu Happogiri, Soke Nakamura Taizaburo, de 85 años». La espada B (2.45 shaku) es mi espada, casi idéntica a la primera espada que le compré (y luego severamente doblada) en 1983. Las espadas C, D y E (2.5, 2.4 y 2.45 shaku respectivamente) muestran, en secuencia, una rango de características en variación creciente con las recomendaciones de Nakamura Sensei (algunas no visibles aquí). Sin embargo, lo más notable es el ensanchamiento de la mihaba (ancho de la hoja); combinado con un shinogi delgado, esto lo convierte en una hoja que es robusta (para objetivos suaves) y tiene un gran poder de penetración. Desafortunadamente, las características de manejo también cambian y esto tiene implicaciones para el desarrollo de enkeisen, la acción de balanceo circular completo que se designa como una de las características clave de Nakamura Ryu.

Este texto es una traducción de un artículo original en inglés de John Evans extraído de su blog, realizada por Dani Esteban -Kôryu-, Dai Shihan Bujinkan Dojo

En nuestra tienda en línea tenemos varios tipos de katanas y si buscas alguna en especial podemos cotizarla, visita nuestra página donde encontrarás variedad en armas para artes marciales:

Fuente: https://bushidojo.wordpress.com/2021/11/15/escogiendo-una-katana-por-nakamura-taisaburo-sensei/?fbclid=IwAR1SJ_RVdCJWy1PCstnmewLdhZQs718Z7K8eA9elXZL4ouW_pMa2iyhG-j0

Deja un comentario

- Advertisment -

LO MÁS POPULAR

Artista Marcial defendió a una mujer de su novio

Practicante de artes marciales defiende a una mujer del ataque de su novio y .... #artesmarciales #karate #kungfu #ruthtorello #ataqueamujeres #defensapersonal

La cinta negra en la Natación

La cinta negra también fue usada en la natación en Japón y antes, los samurais habían desarrollado grandes habilidades en natación....... #natacion #japon #cintanegra #artesmarciales #jigorokano

Jeet Kune Do, las artes marciales no sólo es pelear

El Jeet Kune Do la herencia que Bruce Lee dejo para sus seguidores, aquí una parte de la esencia de su filosofía..... #artesmarciales #jeetkunedo #brucelee #filosofiaartesmarciales

Renueva tu rutina de ejercicios

El ejercicio es indispensable para tu vida, encontrar una motivación para seguir es la clave, qué ejercicio te representa un reto .......... #taichi #qigong #artesmarciales #ejercicioencasa #rutinasdeejercicio #kungfu

COMENTARIOS RECIENTES

Envíanos un WhatsApp
A %d blogueros les gusta esto: