asd
martes, julio 23, 2024
Inicio Arte Marcial Sai, un arma clásica

Sai, un arma clásica

Por Chris Thomas

El Sai: un enfoque clásico para manejar un arma clásica

En los últimos 30 años, se ha producido un cambio radical en la manera de pensar de los practicantes de las artes marciales tradicionales. Antes, los estudiantes aceptaban fielmente lo que se les decía y practicaban frenéticamente esos métodos, cuya utilidad podía ser cuestionable si se tenían en cuenta las interpretaciones que se asignaban habitualmente a los movimientos del kata. Pero Taika Oyata demostró que las interpretaciones habituales no se correspondían en absoluto con lo que se suponía que debía ser el kata.

Las enseñanzas de Oyata tuvieron una modesta influencia en la comunidad de las artes marciales hasta que George Dillman, miembro del Salón de la Fama de los cinturones negros, comenzó a entrenar con él. Dillman tomó lo que Oyata enseñaba y lo difundió por todo el mundo. El resultado: los maestros de todo el mundo están explorando ahora usos realistas y prácticos para los movimientos de kata. (Esta interpretación del movimiento de kata se conoce comúnmente como bunkai, que significa «análisis», o con menos frecuencia como oyo, que significa «aplicación»).

Pero mientras que las formas tradicionales de las artes marciales con las manos vacías han sido cada vez más objeto de una reevaluación cuidadosa y reflexiva, no ha sucedido lo mismo con el kata de las armas de karate, o kobudo. En esta área de práctica, los estudiantes y los maestros continúan con la práctica «tradicional» de golpear armas contra armas en secuencias ruidosas, aunque emocionalmente satisfactorias, de ataque-bloqueo-contraataque. Tal vez sea hora de volver a leer el kata del kobudo y reevaluar el uso de estas herramientas defensivas.

Lo que pensamos

Se dice que las armas del karate son simplemente herramientas comunes que se utilizan para la autodefensa, pero no es exactamente así. Algunas armas sí encajan en esta categoría, como la kuwa (azada de campo), la kama (hoz de mano utilizada para la cosecha de arroz) y el eiku (remo).

Otras parecen haber comenzado como herramientas y evolucionado hasta convertirse en armas, como el nunchaku (que podría haber evolucionado a partir de un mayal agrícola o una brida de caballo) y la tonfa (el bastón con empuñadura lateral, que podría haber evolucionado a partir del mango de una muela de afilar). Pero hay algunas que están diseñadas específicamente como armas y no tienen otra función. El mejor ejemplo de esto es el sai.

El sai era un arma de Okinawa para hacer cumplir la ley. Al igual que su homólogo japonés, el jutte, el sai funcionaba como un arma polivalente para someter y detener a los delincuentes y como símbolo de autoridad (sólo el alguacil local llevaba un par). El origen del sai podría estar en China, donde se lo conocía como la “regla de hierro”. Prueba de ello es una fotografía que data de 1895 y que ahora forma parte de la colección John Charles Oswald de la Universidad SOAS de Londres. Tomada en la provincia de Fuzhou, China, la foto muestra a dos alguaciles chinos con un preso condenado. Cada alguacil sostiene un sai, y los sai tienen el mismo diseño que las versiones modernas.

Lo que vemos

Con esta comprensión como punto de partida, se pueden sacar algunas conclusiones importantes.

Primera: el sai no es un instrumento de duelo ni un arma de campo de batalla. La imagen que se ve con frecuencia en las películas de un ninja vestido de negro armado con un sai que se enfrenta a un oponente armado con otra arma es una invención. El sai es una herramienta de aplicación de la ley para prevenir, controlar y detener.

Dos: El sai, como arma de la policía, tiene la capacidad de aplicar distintos grados de fuerza. Muchas de las técnicas del sai son brutales e incluso letales, pero el sai también puede controlar, atrapar y sujetar con una eficacia notable. (Un par de sai puede incluso usarse como esposas).

Tres: A menudo se cree que los antiguos maestros de artes marciales entrenaban tan diligentemente que alcanzaban niveles de habilidad que son imposibles hoy en día. Esto es un mito. La realidad es que la gente no ha cambiado tanto. ¿Cuántos agentes de policía modernos se entrenan en arnis porque llevan una porra como parte de su arsenal táctico y quieren ser altamente expertos en su uso? La mayoría del personal de las fuerzas del orden tiene una formación limitada en el uso de su arma, por lo que los departamentos de policía exigen una recalificación periódica. En general, los agentes cuentan con el arma para compensar cualquier falta de habilidad y práctica.

Por esta razón, podríamos esperar razonablemente que las técnicas de sai requieran solo un nivel moderado de habilidad para su ejecución. De lo contrario, resultarían inútiles para una persona normal durante un encuentro estresante, por lo que se debería esperar que el diseño del sai mejore la eficacia de dichas técnicas.

Cuatro: bloquear es una mala idea. Sí, es mejor que recibir un golpe o un corte, pero el concepto de bloquear como estrategia es ingenuo. Si un golpe es simplemente bloqueado (como sostienen la mayoría de las fuentes sobre el sai), todo lo que uno puede esperar es volver a intentarlo. Pero esta es una premisa pobre para trabajar porque una katana, por ejemplo, es un arma sutil. Sí, es genial para cortar miembros, pero es mucho más efectiva para hacer fintas con la esperanza de provocar un bloqueo, después del cual un corte posterior se convierte en el golpe mortal.

Cinco: La distancia es amiga de las armas largas, y la proximidad es amiga de las armas cortas. En un duelo, con oponentes que se encuentran en un campo abierto, es prudente apostar por el arma más larga. Así que para el policía con un sai, habría sido importante acorralar al sospechoso, cargar hacia adelante cuando actuaba para someterlo. El objetivo no era intercambiar golpes con un oponente (bloquear, contraatacar, bloquear, contraatacar). El objetivo era dominar el encuentro de tal manera que cuando llegara el momento de atacar, el oponente fuera incapaz de defenderse. Pero el control tenía que ser total, con el propio sai haciendo la mayor parte del trabajo.

Seis: La primera estrategia al utilizar el sai era evitar que el sujeto desenvainara un arma. Dado que el arma con la que un policía tenía más probabilidades de enfrentarse era una espada, se podía esperar razonablemente que el antiguo kata dedicara una cantidad significativa de práctica a los métodos para detener el desenvainamiento. Y eso es precisamente lo que vemos.

Lo que hacemos

Las formas tradicionales de sai conocidas como chatanyara-no-sai, tawada-no-sai, hamahiga-no-sai y tsukenshitahaku-no-sai son fundamentalmente las mismas. Con la excepción de uno o dos movimientos que son exclusivos de cada kata, la mayoría de los movimientos y secuencias son idénticos. Esto tiene sentido porque habría un conjunto confiable de técnicas para el arma que ha demostrado su utilidad y, por lo tanto, se ha ganado un lugar en cada kata sai.

Cuando se examinan estos movimientos desde una perspectiva de aplicación de la ley, la mayoría de ellos pueden verse, como era de esperar, como métodos para lidiar con una espada mientras se está desenvainando. Aquí consideraremos tres.

Uno: Cuando el sai se sostiene con la punta hacia adelante, se supone que se utiliza como una simple herramienta para apuñalar. En realidad, la forma misma del sai permite un tremendo control cuando un sujeto desenvaina una espada. El método consiste en empujar hacia adelante con la punta del sai ligeramente elevada de modo que el arma intercepte la espada en la empuñadura, con el asta del sai sirviendo como punto de contacto. Cuando se hace esto, la colisión del sai que empuja y el movimiento de desenvainar la espada obliga a la empuñadura de la espada a deslizarse hacia el yugo de la punta y tira de la punta del sai hacia abajo sobre la mano que desenvaina. El movimiento continuo hacia adelante atrapa la espada y la mano contra el cuerpo del sujeto.

Dos: Otra técnica común en el kata sai es un movimiento que se realiza predominantemente con el lado izquierdo: gedan-uke. Por lo general, esto se interpreta como bloquear un golpe bajo. Sin embargo, una aplicación más práctica es contrarrestar el movimiento que se ve cuando una persona intenta coger una espada.

Se suele decir que “no hay samuráis zurdos”. Esto se debe a la idea de que la cultura japonesa, al igual que la europea, consideraba que ser zurdo era una aberración que había que suprimir, lo que significaba que todo aquel que aprendía a usar la espada aprendía la versión para diestros. (Se ha sugerido que el gran Miyamoto Musashi puede haber sido zurdo, pero que debido al estigma cultural, aprendió técnicas de espada para diestros, con el resultado de que se volvió ambidiestro. Esto supuestamente condujo al desarrollo de su famoso nito-ryu o “método de dos espadas”).

Debido a este elemento cultural, se podría predecir que una espada se desenvainaría con la mano derecha desde una vaina en el lado izquierdo. La respuesta del sai con gedan-uke es avanzar con la pierna izquierda mientras se sostiene el sai izquierdo verticalmente (supuestamente una posición de preparación para bloquear) y se golpea la muñeca derecha del sujeto con el mango del sai.

Una vez que se ha detenido el desenvainado, se utiliza la mano derecha para agarrar la espada por la empuñadura. El movimiento de barrido hacia abajo del gedan-uke se ejecuta, no como un bloqueo, sino como una acción para enganchar y arrancar la mano del sujeto de la espada. Al mismo tiempo, la mano derecha del alguacil se mueve con fuerza hacia la cadera derecha, sacando la espada de la vaina.

Tres: Nuestro último ejemplo se llama furi-uke. En el kata, esta técnica se realiza balanceando el sai en posición abierta, de abajo hacia arriba en diagonal hacia afuera. La explicación típica es que el sai se balancea hacia arriba para atrapar un corte de espada hacia abajo en el yugo y que esto es seguido por un giro hacia afuera y un golpe hacia adelante, que desvía la espada hacia un lado antes de que el mango del sai golpee.

Pero utilizando el contexto de prevención y control —la agenda del alguacil— se hace evidente una aplicación más interesante.

Furi-uke coloca el mango delantero del sai contra la hoja de la espada mientras se ejecuta el desenvainado. La arquitectura del sai guía la hoja hacia el yugo, mientras que el movimiento oscilante retira la mano del sujeto de la espada. El movimiento giratorio hacia afuera arroja la hoja lejos, dejando al sujeto indefenso ante el golpe posterior.

(Nota: Esta técnica es para usar en entornos en los que no hay personas no autorizadas presentes para recoger la espada desechada. Hay otros métodos interesantes que utilizan este mismo movimiento que devuelven la espada a su vaina mientras se da un golpe final).

Lo que podemos concluir

Cuando hablamos de artes marciales japonesas y de Okinawa, podríamos hablar de dos enfoques. Uno podría llamarse el enfoque tradicional y el otro el enfoque clásico.

El enfoque tradicional —para el cual sería apropiado el término budo (camino del guerrero)— ​​plantea una pregunta de ortodoxia: ¿cuál es la manera correcta de hacer esto?

Para esta pregunta, solo hay una respuesta, una manera correcta, un método autorizado. Las artes tradicionales no describen su ortodoxia particular como necesariamente la única manera. Simplemente entienden que dentro de su propio linaje, su propio ryuha (estilo o corriente), solo existe esta manera particular. Lo que hagan otros ryuha es asunto suyo.

El enfoque clásico —y aquí se aplicaría el término bujutsu (método del guerrero)— ​​plantea preguntas de funcionalidad: ¿cómo podemos usar esta habilidad de manera efectiva?

Esta indagación abierta no es una apelación a una autoridad superior ni un intento de seguir una preservación ininterrumpida del estilo. Es una búsqueda de soluciones prácticas, eficientes y efectivas para problemas del mundo real. Y esto significa que dentro del ryuha clásico, se reconocen y aceptan muchas posibilidades y las nuevas soluciones no se consideran desafíos a la integridad del sistema.

Lo que se ha presentado aquí es un enfoque clásico del uso del sai —también conocido como sai-jutsu— que busca situar la aplicación del arma en su contexto histórico. Y este enfoque inevitablemente produce métodos que difieren de los que se ven en las expresiones modernas y tradicionales del kobudo.

Chris Thomas es un colaborador frecuente de Black Belt, un reconocido instructor de kyusho-jitsu (lucha por puntos de presión), coautor junto con George Dillman de los libros definitivos sobre ese tema y un estudiante de artes marciales con más de 50 años de experiencia. Su sitio web es kjk-karate.com.

Fuente: https://www.blackbeltmag.com/the-sai-a-classical-approach-to-wielding-a-classical-weapon

CURSOS EN LÍNEA Y TIENDA:

- Advertisment -

ÚLTIMAS ENTRADAS

El código del Bushido

Este código se desarrolló en el Japón feudal y es una guía de comportamiento para los samuráis.....#samurai #artesmarciales #defensapersonal #bushido #japón

Artes Marciales….es tu tiempo

Cuando piensas que eres demasiado grande para practicar un arte marcial, y ahora que te haz dado un momento para ti ya no es el momento de hacerlo, pero.....#artesmarciales #defensapersonal #kungfu #taichi #qigong #aikido

Artes Marciales – La Humildad

Uno de los valores más mencionados en el arte marcial y posiblemente, uno de los menos practicados....#artesmarciales #defensapersonal #humildad

Ejercicio y la colitis

Cuando un médico habla con personas con este trastorno digestivo, “lo que encuentra es que alrededor del 60 % de los pacientes con .....#artesmarciales #taichi #qigong #ansiedad #colitis #estrés

LO MÁS POPULAR

Templo Shaolin México logra 57 medallas en Encuentro Nacional de Wushu

Él encuentro fue realizado el sábado 12 de Noviembre con el apoyo de la Asociación de Wushu de la Ciudad de México y Federación de wushu de la república mexicana organismos reconocidos por CONADE para la difusión del arte marcial de china en México.

México se lleva 24 medallas en Panamericano de Wushu Brasil 2022

4 Oros en Combate (Sanda) y 20 medallas más para los seleccionados mexicanos en Wushu.

Yang Mexico Seminar

Yang Family Tai Chi Seminar in Mexico May 2022 with GM Yang Jun

MEDITACIÓN para el confinamiento – TAI CHI – QI GONG – Universidad de Harvard

Meditar es ahora la mejor opción para liberar el estrés generada por el confinamiento además de un ejercicio físico que nos permita fortalecer la mente y cuerpo.
Envíanos un WhatsApp