lunes, mayo 20, 2024
Inicio Arte Marcial Uno de los Pioneros del Karate

Uno de los Pioneros del Karate

Por Dave Lowry 

La historia fluye; algunos personajes quedan atrapados en las corrientes y son arrastrados, mientras que otros caen en un remolino y pronto son olvidados.

La mayoría de los karateka reconocerán nombres como Gichin Funakoshi y Choki Motobu.

Muchos menos saben algo sobre Yasuhiro Konishi, a pesar de que fue una figura fundamental en el desarrollo del karate en Japón y su evolución como budo.

Konishi (1893-1983) comenzó a entrenar en Muso Ryu de jujitsu a los 6 años. Poco después, se unió a Takeuchi Ryu, otra escuela de jujitsu. Siete años después, comenzó a entrenar kendo. Asistió a la Universidad de Keio y se convirtió en entrenador de kendo del club universitario.

Konishi era una persona completamente ocupada por el budo. Uno de los kendoka que asistía a la Universidad de Keio al mismo tiempo era Tsuneshige Arakaki, un okinawense. En una fiesta, demostró un kata de kárate. Konishi quedó instantáneamente intrigado. Comenzó a aprender el arte de Arakaki.

Después de graduarse, Konishi trabajó para una empresa durante un corto tiempo, pero en 1923 abrió su propio dojo, llamado Ryobu-Kan. Allí enseñó kendo y judo y continuó aprendiendo karate.

Este fue un período fértil para el karate en Japón. En 1922, Funakoshi demostró su arte en el Kodokan de judo, lo que atrajo considerable atención. En 1924, Funakoshi se acercó a Konishi y le preguntó sobre el alquiler de un espacio en el Ryobu-Kan para su entrenamiento. Al mismo tiempo, otros dos expertos en kárate de Okinawa, Motobu y Kenwa Mabuni, también llegaron al Ryobu-Kan y lo utilizaron para su propio entrenamiento.

Mientras tanto, Konishi continuó con su práctica de kendo, aprendiendo con Nakayama Hakudo, una de las luminarias en el arte de la espada. Al mismo tiempo, trabajó con el fundador del aikido, Morihei Ueshiba, quien lo animó a crear un kata de karate que enfatizara un sistema formal de juego de pies.

Piénselo: los artistas marciales más famosos y consumados del Japón de principios del siglo XX estaban entrenando o enseñando en el dojo de Konishi, o le estaban dando clases particulares.

Es fascinante pensar en la energía y el talento que existía en ese pequeño espacio. Además, a principios de la década de 1930, el boxeador Tsuneo «Piston» Horiguchi llegó a Konishi para mejorar sus habilidades. Ese mismo año ganó el campeonato de boxeo de peso pluma de Japón.

Una de las contribuciones más interesantes de Konishi al desarrollo inicial del karate tuvo que ver con el establecimiento del arte como una forma real de combate.

Este fue un período en el que el gobierno japonés alentó a las escuelas de karate a formalizar sus organizaciones. El Karate en Okinawa siempre se había enseñado de manera muy informal. Los japoneses querían nombres y planes de estudio específicos para mantener las cosas en orden. Dado el creciente militarismo y control gubernamental en Japón, la urgencia era codificarlo todo. En respuesta, Konishi eligió el nombre Shindo Jinen Ryu para su sistema.

Los caracteres de la segunda palabra se pronuncian más comúnmente shizen o «natural». Shindo se refiere al «camino divino» y fue una elección inteligente por parte de Konishi.

Muchas escuelas de manejo de la espada utilizaron este término en sus nombres; sugiere una inspiración divina para la fundación de la escuela y la conecta con el sintoísmo. Al usarlo, Konishi vinculó implícitamente su kárate con las antiguas tradiciones japonesas, haciéndolo parecer más familiar y digno de respeto.

Konishi también jugó un papel decisivo en la obtención del reconocimiento oficial del kárate dentro del influyente Dai Nippon Butoku Kai. Utilizando su posición como instructor senior de kendo, convenció a los líderes del Butoku Kai, que controlaban todo el budo moderno en Japón, para que incluyeran el karate en su patrocinio.

Fue el primer karateka en recibir, en 1935, un título de maestro clasificado como Butoku Kai. A pesar de que Funakoshi, Mabuni y Motobu fueron sus maestros, no recibirían este título hasta seis años después.

Una de las contribuciones más interesantes de Konishi al desarrollo inicial del karate tuvo que ver con el establecimiento del arte como una forma real de combate.

Recuerde: hubo cientos de escuelas de jujitsu en todo Japón durante los años 20 y 30. Lucharon entre ellos, principalmente para establecer qué escuela era la «mejor».

Los desafíos eran comunes y la competencia feroz. Así que puedes imaginar cómo reaccionaron estas escuelas cuando un arte de lucha completamente nuevo apareció en escena y trató de hacerse un nombre.

Cuando Funakoshi comenzó a enseñar karate públicamente, esos desafíos eran numerosos y serios. Así es como funcionó:

Viniste al dojo y solicitaste un desafío. Entonces te enfrentarías a un estudiante de último año. Derrótalo y tendrás derecho a enfrentarte al profesor. Derrota al maestro y te llevas el cartel del dojo como trofeo.

Afortunadamente para Funakoshi, tenía a Yasuhiro Konishi y a otro estudiante de último año llamado Hidenori Otsuka, quienes estaban ansiosos por enfrentarse a estos retadores. El hecho de que tuvieran éxito contribuyó tanto a solidificar la reputación del karate como a su reconocimiento oficial por parte del Butoku Kai.

Finalmente, Konishi hizo una contribución menos dramática pero igualmente importante. Era partidario del sekkotsu, una práctica similar a la quiropráctica. También tenía un próspero negocio inmobiliario. Estos le proporcionaron los fondos para mantener su dojo como lugar de reunión para artistas marciales y le permitieron patrocinar a profesores de karate. Motobu, por ejemplo, tenía poco dinero y no hablaba bien japonés. Fue Konishi quien proporcionó los fondos para que Motobu se quedara en Japón y enseñara.

Después de su muerte en 1983, el hijo de Konishi se hizo cargo del Ryobu-Kan. Sigue siendo un sistema de karate pequeño pero enérgico en Japón y tiene practicantes y profesores en todo el mundo.

Es útil recordar lo que hizo Konishi y cómo lo hizo. Era un luchador consumado, un empresario exitoso y un respetado senior en la comunidad del budo. No es tan famoso como otros karatekas japoneses, pero es un buen modelo para aquellos que quieren dedicarse al karate hoy en día.

Fuente: https://blackbeltmag.com/konishi-yasuhiro-2662496486

CURSOS EN LÍNEA Y TIENDA:

Deja un comentario

- Advertisment -

ÚLTIMAS ENTRADAS

Palpitaciones cardiacas

Diferentes personas experimentan los síntomas de las palpitaciones del corazón de diferentes maneras....#taichi #qigong #taquicardia #palpitacionesdelcorazón

Practica continua y sin interrupciones

Tradicionalmente, los estudiantes no avanzan hasta que cumplen ciertos requisitos específicos a lo largo del camino... #taichi #qigong #artesmarciales #kungfu

Pancho Karate (1985) y el Manual del Perfecto Farsante

Primer cómic mexicano dedicado a los fraudes de las artes marciales.   ¡ Felicidades! ¡Ya puedes hacerte tu diploma...

Conexión mente y cuerpo…..Tai Chi

El Tai Chi es una práctica china centenaria diseñada para ejercitar la mente y el cuerpo a través de una serie de posturas suaves y fluidas que....#taichi #qigong #ejerciciosaludable #beneficiosparalasalud #menteycuerpo

LO MÁS POPULAR

Templo Shaolin México logra 57 medallas en Encuentro Nacional de Wushu

Él encuentro fue realizado el sábado 12 de Noviembre con el apoyo de la Asociación de Wushu de la Ciudad de México y Federación de wushu de la república mexicana organismos reconocidos por CONADE para la difusión del arte marcial de china en México.

México se lleva 24 medallas en Panamericano de Wushu Brasil 2022

4 Oros en Combate (Sanda) y 20 medallas más para los seleccionados mexicanos en Wushu.

Yang Mexico Seminar

Yang Family Tai Chi Seminar in Mexico May 2022 with GM Yang Jun

MEDITACIÓN para el confinamiento – TAI CHI – QI GONG – Universidad de Harvard

Meditar es ahora la mejor opción para liberar el estrés generada por el confinamiento además de un ejercicio físico que nos permita fortalecer la mente y cuerpo.
Envíanos un WhatsApp