domingo, agosto 1, 2021
Inicio Artículos La legendaria katana perdida de Gorō Nyūdō Masamune

La legendaria katana perdida de Gorō Nyūdō Masamune

CAPITULO I

HONJO MASAMUNE – Masamune Ozaki es considerado de forma unánime como el herrero más legendario de todo Japón. Activo en el siglo XIII en la región de Sagami, prontamente sus espadas y dagas se volvieron legendarias en Asia, con candidatos a discípulos que viajaba desde todos los rincones de las islas para verlo. Masamune se involucraba en todo el proceso de creación de sus katanas, desde la purificación del acero tamahagane, el mítico acero japonés con el que se fabricaban las mejores espadas, hasta el forjado y el afilado de cada pieza. Dichas armas eran tan preciadas y buscadas que solo emperadores, shogunes y generales eran capaces de tomar posesión de las misas, incrementando así aún más la leyenda alrededor de este maestro herrero. Las espadas de Masamune fueron utilizadas por algunos de los personajes más históricos del Japón, desde emperadores hasta héroes nacionales como Musashi y sus 47 rōnin. Es por ésto que las espadas de éste celebre herrero son consideradas como tesoros nacionales de valor incalculable, todas resguardadas en museos o colecciones de prestigio, salvo, y tristemente, la que es por lejos la más legendaria de todas las espadas creadas por Masamune: HONJO. La espada era el símbolo de la casa de los shogunes Tokugawa, pasada de generación en generación y considerada como la espada más filosa de todas. Debido a ésto, era llevada a las batallas y utilizada por el mejor de todos samurai de los Tokugawa, así, durante muchos años inspiró a miles de guerreros. Durante una de éstas batallas, Umanosuke, el samurai encargado de llevar la espada en batalla, se trenzó en duelo contra el general enemigo, Honjo Shigenaga. Si bien en un principio Shigenaga queda gravemente herido ya que la filosa espada atravesó el costado de su casco casi sin esfuerzo cortando su rostro, el experimentado general logró sobreponerse y matar a Shigenaga. Como trofeo tomaría la espada, la cual sería renombrada a Honjo Masamune en su honor. Pero toda cambió con el paso del tiempo, y la espada legendaria desapareció, a continuación hablaremos de esta trágica historia.

LA PÉRDIDA DE LA KATANA LEGENDARIA.

Pasaron los años, las décadas y los siglos, y eventualmente la familia Tokugawa, ya no shogunes sino que adinerados empresarios e industrialistas que amasaron gigantescas y cuantiosas fortunas especialmente durante la frenética industrialización del Japón durante los el siglo XIX y principios del siglo XX, logró recuperar la espada familiar junto a otras piezas históricas que habían pertenecido a la familia y preservarlas en museos personales. Nuevamente la espada volvería a pasar de generación en generación, hasta que en 1945, Tokugawa Iemasa, con un Japón devastado por la guerra y las bombas nucleares, llevaría la espada a una comisaría en el distrito de Mejiro para protegerla de los saqueos que los soldados invasores estaban cometiendo. Desgraciadamente su plan resultaría ser un tiro por la culata, ya que el ejército de los Estados Unidos que se encontraba tomando todo Japón tras la rendición incautaría la espada tras obligar a los oficiales de policía a entregar todas sus armas, espadas y dagas incluidas. En el Japón imperial, rendir la katana era todo un acto de humillación. Se arrebataba un símbolo de autoridad a los vencidos, obligando a reconocer la derrota. En Enero de 1946, la comisaria de Mejiro entregó todas las armas incautadas a un tal sargento Coldy Bilmore, representante de la “Foreign Liquidations Commission of AFWESPAC – Comisión de Liquidaciones Extranjeras de las fuerzas del ejército, Pacífico occidental”. En este punto, se pierde la pista de la Honjo Masamune y comienza su búsqueda por los cazadores de reliquias históricas. Suponiendo que la Honjo no fuese destruida, el coleccionista que la posea actualmente, es dueño de un objeto que literalmente no tiene precio. Una de las mejores espadas de samurái jamás forjadas, considerada como la más equilibrada, manejable, a la vez que capaz de partir en dos un casco de acero sin mellarse. Ahora bien, sólo podría venderse en el mercado negro, de forma ilegal entre coleccionistas privados, ya que se trata de un tesoro nacional japonés, sobre el que hay abierta una búsqueda oficial por parte de las autoridades niponas, con tratamiento de objeto robado. La segunda es que la espada no se puede autentificar sin entregársela a las autoridades japonesas. Los maestros herreros nipones solían firmar sus obras grabando su nombre, el “mei” en la espiga del arma, donde se coloca la empuñadura. Con grandes excepciones entre las que se cuentan la de Gorō Nyūdō Masamune, quien no gustaba de poner el mei en todas sus creaciones. La única forma de autentificar la Honjo es por el “hamon”.

TRES MASAMUNES SUPERVIVIENTES

De no existir un oshigata de la Honjo Masamune, todavía sería posible autentificarla, en el caso de que apareciese, comparándola con otras 3 Masamunes supervivientes;

Fudo Masamune – Está en muy buen estado de conservación, casi sin daños, con la funda o vaina intacta. Los expertos acudirían a este cuchillo como primer punto de comparación.

Truman Masamune – Cuando finalizó la SGM, el general estadounidense Walter Krueger, regaló al presidente norteamericano Harry S. Truman una Masamune que obtuvo en Japón, entregada por una familia como parte de la rendición. Está expuesta en la Biblioteca Truman en perfectas condiciones de conservación, con la hoja, vaina y empuñadura intactas. No es un tachi sino una espada corta, tamaño wakizashi. En 1978 la Biblioteca Truman sufrió el robo de varios sables históricas, hecho indicativo del amplio mercado negro de katanas millonarias que tiene que haber en la sombra.

Shimazu Masamune – Reapareció en el año 2014 cuando un individuo la entregó de forma anónima al museo nacional de Tokyo. No tenía mei, fue autentificada por el experto Taeko Watanabe. La Shimazu es un rayo de esperanza porque de reaparecer la Honjo, probablemente tenga que ser de la misma manera, entregada anónimamente.

En total, se conservan casi 20 filos atribuidos a Masamune pero salvo en estos tres casos, no hay consenso sobre su autenticidad, ni aun estando expuestos en el museo nacional de Tokyo.

HAMON

El “hamon” en las espadas de samuráis, es una línea irregular que se puede apreciar paralelamente a lo largo de todo el filo de la hoja. Literalmente hamon significa en japonés “patrón del filo”. El hamon es el resultado de endurecer la zona del filo a mano, aplicando arcilla a la hoja antes de enfriar el acero. Aplicar menos o nada de arcilla permite un enfriado rápido, cuyo resultado será un punto en pel que el filo quedará más duro pero más propenso a romperse. Usar más arcilla permite que la espina se enfríe lentamente, permitiendo que ese punto conserve flexibilidad. El patrón irregular en del hamon significa que el maestro herrero ha forjado la espada con puntos de dureza y flexibilidad diferentes en cada milímetro del filo. Al ser irregular, el dibujo del hamon viene a ser como la huella dactilar de una espada samurái. Para poder identificar, catalogar y estudiar las espadas, los japoneses realizaban el oshigata, una copia del dibujo del hamon sobre papel. Pues bien, el oshigata exacto de la Honjo Masamune, de existir, estaría en manos de las autoridades japonesas, puesto a buen recaudo donde nadie lo pueda ver. No circulan copias salvo ilustraciones imprecisas en antiguos tratados sobre espadas, falsificaciones o burdos intentos de fraude. De esta manera, la única forma de autentificar la espada, sería entregándola al gobierno japonés para que el hamon fuese comparado con el oshigata. Este hecho augura que de no haber sido destruida, la Honjo Masamune seguirá permaneciendo oculta en alguna colección privada.

Deja un comentario

- Advertisment -

Most Popular

Chi – vida o energía interior

Al examinar la historia de varios pueblos de todo el mundo, a menudo nos encontramos con el concepto de energía que reside en el cuerpo y se explica de manera similar y recibe nombres similares.

Calma tu mente con el movimiento

Una explosión de actividad física después de que se desencadena la respuesta al estrés, digamos, alejándose de un autobús que se...

Artes marciales y diabetes: prevención y tratamiento

La diabetes o diabetes mellitus es una de las principales enfermedades crónicas de nuestra población y está directamente relacionada con el estilo de vida de un ser humano promedio.

El COI reconoce a las Federaciones de Sambo, Kickboxing y Muay Thai

Por Mark Jacobs  El martes, el Comité Olímpico Internacional otorgó pleno reconocimiento a seis órganos rectores deportivos,...

Recent Comments

Envíanos un WhatsApp