jueves, octubre 28, 2021
Inicio Salud Medicina tradicional QI GONG en adultos mayores contra COVID-19

QI GONG en adultos mayores contra COVID-19

¿Cuál es el principal hallazgo de este estudio?

El Qi gong puede ser beneficioso para la prevención, el tratamiento y la rehabilitación de infecciones respiratorias, incluido COVID-19. Los ancianos, en particular, podrían beneficiarse del Qi gong durante la pandemia, ya que es fácil de practicar.

¿Cuál es el significado del hallazgo?

Como habilidad de la mente y el cuerpo, Qi gong ofrece una opción innovadora para el tratamiento integrador durante este brote.

Resumen

Los ancianos tienen un alto riesgo de contraer enfermedades infecciosas respiratorias, incluida la infección por COVID-19. La pandemia reciente tiene el potencial de causar un daño físico y mental significativo en los adultos mayores. De manera similar a otros ejercicios para la mente y el cuerpo en la medicina tradicional china, el Qi gong presenta la regulación del ritmo y patrón de la respiración, el movimiento y la postura del cuerpo y la meditación. Dados estos rasgos, Qi gong tiene el potencial de desempeñar un papel en la prevención, el tratamiento y la rehabilitación de infecciones respiratorias, como COVID-19. Los posibles mecanismos de acción incluyen la reducción del estrés, la regulación de las emociones, el fortalecimiento de los músculos respiratorios, la reducción de la inflamación y la mejora de la función inmunológica. Tres formas de Qi gong; En este contexto, se recomienda la respiración abdominal, Ba Duan Jin y Liu Zi Jue, todos los cuales son suaves, suaves y fáciles de practicar para los ancianos.

Introducción

El brote de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19), que fue informado por primera vez por las instalaciones de salud locales en Wuhan, China, en diciembre de 2019, se ha extendido rápidamente por todo el mundo. Las personas mayores y los pacientes con afecciones médicas existentes son propensos a tener complicaciones graves asociadas con la infección por Covid-19.1

Los médicos e investigadores clínicos están trabajando para encontrar tratamientos efectivos para COVID-19, y la medicina complementaria y alternativa puede ser una opción viable y valiosa. En China, la medicina tradicional china (MTC) y el Qigong han jugado un papel importante en la batalla contra esta enfermedad. La decocción de hierbas chinas Qingfei Paidu ha sido recomendada por la Comisión Nacional de Salud de China como tratamiento para pacientes infectados por COVID-19 con síntomas leves a moderados. Para pacientes infectados por COVID-19 con síntomas respiratorios graves, las hierbas se usaron en combinación con Medicina occidental. En los hospitales de Wuhan Fangcang, hospitales de campaña para el aislamiento de casos leves en lugar de la cuarentena domiciliaria, los pacientes practicaron Ba Duan Jin Qigong bajo la guía de médicos de medicina tradicional china para el tratamiento y el ejercicio. Esta revisión analiza la aplicación de Qi gong en personas mayores para la prevención, tratamiento y rehabilitación de enfermedades respiratorias infecciosas, incluido COVID-19.

Entendiendo Qi y Qi gong

“Qi gong” se compone de dos caracteres chinos “Qi” y “Gong”. “Qi” se refiere a la energía que motiva las actividades de la vida humana, y “Gong” se refiere a la regulación del Qi a través de la práctica.

El concepto de Qi en la medicina tradicional china es muy amplio y está involucrado en casi todos los procesos fisiológicos y patológicos. De acuerdo con sus diferentes funciones, el Qi se puede dividir en diferentes tipos, por ejemplo el Wei Qi defensivo y el órgano Qi que regula la función de cada órgano. Los canales a través de los cuales se mueve el Qi en el cuerpo se denominan meridianos, que se distribuyen en la superficie de las extremidades y el tronco y se extienden hasta los órganos internos.

Qi gong es una habilidad de entrenamiento de la mente y el cuerpo que puede regular el cuerpo, la respiración y la mente bajo la guía de la teoría de la medicina tradicional china para guiar la operación del Qi en el meridiano, regular la función física y prevenir y tratar enfermedades. El Qi gong regula el cuerpo a través de un ajuste del movimiento corporal y la postura. La regulación corporal de Qi gong tiene como objetivo la relajación, por lo que los movimientos suelen ser suaves y suaves. La regulación de la respiración implica cambios en el movimiento, el ritmo y el patrón respiratorios. La respiración en Qi gong debe ser lenta, larga y profunda. A veces, también se requieren cambios en el patrón de respiración, como la respiración abdominal y la respiración con fonación, que son patrones típicos de la respiración de Qi gong. La respiración abdominal se refiere a un patrón de respiración con un movimiento obvio del abdomen, y la respiración con fonación es una combinación de respiración y la producción de sonidos del habla. La regulación de la mente incluye enfocar la atención y la visualización. La mayoría de las operaciones de regulación de la mente son similares a la meditación, por lo que el Qi gong también se considera un movimiento meditativo.

Clasificación de Qi gong

Según las diferentes operaciones, las técnicas de Qi gong se pueden dividir en dos grupos: Qi gong dinámico o activo y Qi gong pasivo o meditativo. El Qi gong dinámico se refiere a aquellas técnicas que se enfocan principalmente en los movimientos corporales e involucran más movimientos de todo el cuerpo o las extremidades. Tai-chi, Yi Jin Jing (Clásico de cambio muscular), Wu Qin Xi (Ejercicio de cinco animales), Liu Zi Jue (Sonidos de seis curaciones) y Ba Duan Jin (Los ocho brocados) son ejemplos de Qi gong dinámico que han ganado popularidad mundial. Por el contrario, las técnicas de Qi gong pasivo casi no tienen movimiento corporal, pero requieren mantener una determinada postura y realizar ejercicios que involucran principalmente la respiración y la mente.

Cómo el Qi gong puede tratar las enfermedades infecciosas respiratorias utilizando las teorías de la medicina tradicional china

Las enfermedades infecciosas respiratorias pertenecen a la categoría de patógenos externos en la medicina tradicional china. Su patogenia es que los patógenos externos invaden el cuerpo humano y producen tensión en el equilibrio entre “el bien y el mal”. El “mal” se refiere a patógenos exógenos, que pueden considerarse similares al patógeno de la infección. “Bueno” se refiere a la función defensiva del cuerpo humano. Cuando los patógenos exógenos invaden el cuerpo humano, el Wei Qi defensivo lucha contra ellos. Se puede considerar que Wei Qi representa la función inmunológica desde la perspectiva de la medicina moderna. La relación entre Wei Qi y patógenos exógenos determina si la enfermedad se desarrollará y el pronóstico de la enfermedad. Si Wei Qi es lo suficientemente fuerte para defenderse del patógeno exógeno, la enfermedad no se produciría o sería más fácil de curar y el pronóstico sería bueno.

Debido a una disminución en la función de los órganos y un aumento en las condiciones médicas crónicas, se considera que las personas mayores se encuentran en un estado de debilidad o energía insuficiente, conceptualizado como Qi y deficiencia sanguínea en la medicina tradicional china. Se piensa que el Wei Qi es escaso en los ancianos. Por lo tanto, de acuerdo con las teorías de la medicina tradicional china, cuando se enfrentan a enfermedades infecciosas como COVID-19, es más probable que los ancianos se vean afectados y es más probable que las infecciones se conviertan en enfermedades graves con mal pronóstico. Dado que Qigong regula la función de Qi en el cuerpo humano, en el que se incluye Wei Qi, puede prevenir infecciones respiratorias o promover la recuperación de infecciones respiratorias en los ancianos.

Mecanismos potenciales del Qigong en enfermedades infecciosas respiratorias
1. Manejo del estrés y las emociones

Los brotes y las enfermedades son una fuente de estrés, y las reacciones de estrés o los problemas emocionales pueden ocurrir en los pacientes hospitalizados, las personas aisladas y la población en general. Benson et al.13 observaron cambios fisiológicos durante la meditación y encontraron que la meditación puede contrarrestar la respuesta al estrés. Benson acuñó el cambio fisiológico provocado por la meditación como una “respuesta de relajación”. Como movimiento meditativo, el Qi gong se ha estudiado como una herramienta para el manejo del estrés. Ryu et al.14 observaron cambios en las hormonas del estrés durante la práctica de Qi gong, y encontraron que las beta-endorfinas aumentaron en la mitad del entrenamiento, mientras que los niveles de hormona adrenocorticotrópica disminuyeron a mediados y después de la práctica, lo que sugiere una disminución de los niveles de estrés. Se ha sugerido que el Qi gong regula la emoción mejorando la no reactividad a los pensamientos e impulsos aversivos al centrar la atención, regulando la reactividad del eje hipotálamo-pituitario-adrenal y el equilibrio del sistema nervioso autónomo, y cambiando la función del cerebro, el sistema límbico, y expresión de genes relacionados con respuestas inflamatorias y vías relacionadas con el estrés.15 En un metaanálisis sobre el tratamiento de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) con Qi gong, Wu et al.16 informaron que el Qi gong aliviaba la depresión y la ansiedad entre los pacientes con EPOC. Mientras tanto, durante el brote del síndrome respiratorio agudo severo, se descubrió que la práctica de Qi gong fortalecía el sentido de control de las personas, y la participación en un grupo de practicantes mejoró sus sentidos de apoyo social.

2. Fortalecimiento de los músculos respiratorios

El Qi gong puede mejorar la fuerza física mediante el entrenamiento de grupos musculares específicos. Liu et al.19 encontraron a través de la medición de la fuerza de agarre, la altura del salto y la prueba de contacto de los dedos de los pies en personas mayores que el Qi gong puede aumentar la fuerza muscular. Con respecto a los músculos respiratorios, los estudios en pacientes con accidente cerebrovascular encontraron que la mioelectricidad y la actividad del diafragma aumentaron después de un entrenamiento de respiración abdominal de 3 meses en comparación con la respiración torácica.20 En pacientes con EPOC, Wu et al.21 observaron una mejora de la fuerza de los músculos respiratorios después de la práctica de Liu Zi Jue de 3 meses.

3. Reducir la inflamación

El qigong puede reducir tanto los factores inflamatorios como la respuesta inflamatoria. Irwin et al.22 examinaron las citocinas en adultos mayores que habían participado en un programa de Tai-Chi de 6 meses y encontraron reducciones en los niveles de IL-6 en sujetos del grupo de intervención que previamente mostraban niveles altos de este marcador inflamatorio. En otro estudio, Irwin et al.23 encontraron que en adultos mayores con insomnio, el Tai-Chi redujo la expresión de genes proinflamatorios y redujo marginalmente la proteína C reactiva al final de la práctica de 4 meses, y redujo la producción de monocitos de citocinas proinflamatorias en el final del programa y en el seguimiento a los 7 y 16 meses, en comparación con el grupo control. Además, se ha descubierto que un programa de Tai-Chi de 12 semanas aumenta los niveles de la citocina antiinflamatoria IL-10 en adultos de mediana edad.24 Chen et al.25 encontraron que en pacientes con EPOC, Liu Zi Jue de 60 días la práctica redujo el nivel de IL-4, IL-13 e IL-17 y aumentó el nivel de IL-10 en comparación con un grupo de control de tratamiento regular.

4. Mejora de la función inmunológica

La mejora de la función inmune de Qigong se ha manifestado tanto en una respuesta inmune inespecífica como en una respuesta inmune específica. Con respecto a la respuesta inmune inespecífica, Qigong puede aumentar la cantidad o actividad de las células inmunes en el cuerpo. Yeh et al.24 encontraron que en personas sanas de mediana edad, después de un programa de práctica de Tai-Chi de 12 semanas, hubo un aumento significativo en la proporción de células T auxiliares a células supresoras (CD4 / CD8), células T reguladoras CD4CD25 y la producción de mediadores reguladores de células T que transforman el factor de crecimiento β. Qiu et al.26 estudiaron una muestra de ancianos que usaban Ba ​​Duan Jin y encontraron que el porcentaje de células CD4, CD4 / CD8 y NK aumentó después de un programa de 24 semanas en comparación con un grupo de control que recibió educación para la salud sin ejercicio. Yu et al.27 observaron el efecto de Wu Qin Xi sobre la actividad de las células NK en adultos mayores evaluados mediante el ensayo de liberación de lactato deshidrogenasa, y encontraron que las actividades de las células NK aumentaron después de practicar durante medio año en comparación con un grupo de control en blanco. Los resultados del estudio indicaron que Wu Qin Xi es un ejercicio de intensidad moderada para personas mayores. Según Nieman, 28 el ejercicio moderado puede reducir el riesgo de infección del tracto respiratorio y el ejercicio intenso puede aumentar el riesgo de infección.

El efecto del Qi gong sobre la respuesta inmunitaria específica se puede observar en el aumento de las células inmunitarias y la inmunoglobulina. Chiang et al.29 seleccionaron 20 varones sedentarios como sujetos y encontraron que el Tai-Chi aumentaba el número de células dendríticas mieloides circulantes en comparación con un grupo de control en blanco, pero que las células dendríticas plasmocitoides seguían siendo las mismas en ambos grupos. El grado de crecimiento de las células dendríticas mieloides aumentó significativamente con los años de práctica. Vera et al.30 examinaron el efecto agudo del Qigong en adultos que participaron en un programa de Qi gong taoísta de un mes. Los investigadores tomaron muestras de sangre el día antes de que comenzara el experimento y 1 hora después de que terminara la última sesión del programa de entrenamiento, y encontraron valores más altos en el número y el porcentaje de linfocitos B, en comparación con un grupo de control que no participó en el práctica. Niu31 investigó el efecto del Tai-Chi en participantes de mediana edad y observó que los niveles de IgA, IgG e IgM en sangre aumentaron significativamente en el grupo de ejercicio de Tai-Chi al aumentar el tiempo de ejercicio.

La promoción de Qi gong en la respuesta inmune específica también se ha reflejado en el nivel de anticuerpos después de la vacunación. En el estudio de Irwin, 32 participantes tomaron parte en Tai-Chi o educación para la salud durante 25 semanas, y después de 16 semanas de intervención, los sujetos fueron vacunados con Varivax. Encontraron que el grupo de Tai-Chi mostró niveles más altos de inmunidad mediada por células al VZV que el grupo de educación para la salud. En el estudio de Yang, 33 adultos mayores practicaron Tai-Chi y Qi gong durante 5 meses y luego recibieron la vacuna contra la influenza durante la primera semana de la intervención. Se observó una mejora de la magnitud y duración de la respuesta de anticuerpos a la vacuna contra la influenza en comparación con el grupo de control.

Recomendar formas de Qi gong

Considerando las características fisiológicas de los ancianos, las características patológicas de las enfermedades respiratorias y los factores psicosociales ante la epidemia de COVID-19, recomendamos Ba Duan Jin, Liu Zi Jue y la respiración abdominal. De acuerdo con los resultados de la investigación mencionados anteriormente, estos tres tipos de Qi gong se utilizan a menudo en la prevención y el tratamiento de infecciones respiratorias, ya que el movimiento es suave, de baja intensidad y fácil de aprender. Además, el rango de estos tres movimientos de Qi gong es pequeño y los requisitos de espacio no son significativos. Por lo tanto, son adecuados para la práctica en el hogar durante la epidemia actual.

1. Respiración abdominal

La respiración abdominal se puede encontrar en una variedad de ejercicios para el cuerpo y la mente, que incluyen yoga, meditación y Qi gong. La técnica es muy sencilla: mueva conscientemente el estómago al inhalar, apriete los músculos del estómago y déjelos caer hacia adentro mientras exhala, mientras centra la atención en la respiración. No contengas la respiración.

La respiración abdominal puede mejorar la función respiratoria y crear una respuesta de relajación. Se ha descubierto que la respiración abdominal estimula el nervio vago, 40 que puede regular la respiración y ayudar con la relajación. Centrar la atención en la respiración es una de las formas más sencillas de lograr la regulación emocional y disminuir los pensamientos disfuncionales relacionados con la ansiedad sobre la pandemia. La respiración abdominal requiere la menor cantidad de ejercicio de los tres ejercicios de Qi gong recomendados y se puede practicar de pie, sentado o acostado boca arriba para que pueda satisfacer las necesidades de los practicantes con malas condiciones físicas o enfermedades más graves. Dado que la respiración abdominal se puede practicar en cualquier momento, en cualquier lugar y en la mayoría de las condiciones físicas, es un método muy recomendado para hacer frente al estrés relacionado con COVID-19.

2. Ba Duan Jin

El ejercicio de Ba Duan Jin consta de ocho movimientos de ejercicio separados, delicados y suaves, para lograr la regulación autopsicosomática y mejorar la función. Dado que los ejercicios de Ba Duan Jin enfatizan el cuerpo y el Qi, los movimientos corporales lentos junto con el estiramiento musculoesquelético deben combinarse con relajación física, respiración profunda y concentración mental.41 Los movimientos de todo el cuerpo pueden mejorar el bienestar físico. Según la teoría de la MTC, estirar las extremidades superiores, donde se encuentran los meridianos pulmonares, puede facilitar el movimiento del Qi en los órganos respiratorios y, por lo tanto, promover la recuperación de los síntomas respiratorios. La respiración profunda y rítmica, junto con movimientos corporales lentos acompañados de concentración mental, con frecuencia conduce a un estado de meditación, que puede producir una respuesta de relajación y reducción del estrés. Recomendamos el uso de Ba Duan Jin para la prevención del COVID-19 y el tratamiento de los síntomas respiratorios en caso de infección, así como para el manejo del estrés derivado de la pandemia.

3. Liu Zi Jue

Liu Zi Jue combina la respiración abdominal y la respiración con los labios fruncidos con la pronunciación de seis sonidos diferentes, junto con los correspondientes movimientos corporales suaves y un estado mental tranquilo. Este ejercicio es fácil de aprender y se puede realizar en cualquier posición, incluso de pie (preferido), sentado o acostado, ya que el ejercicio implica principalmente movimientos leves de la parte superior del cuerpo.42

El tipo de patrón respiratorio de la respiración con los labios fruncidos realizado por espiración para producir seis sonidos diferentes (xu, he, hu, si, chui y xi) es similar a la respiración con los labios fruncidos en el entrenamiento de rehabilitación para pacientes con EPOC43. patrones de respiración rápida y superficial y retardar la tasa de flujo espiratorio. Además, los diferentes sonidos pueden producir vibraciones con diferentes frecuencias, lo que se usa comúnmente en neurorrehabilitación44 y relajación de tensión.45 Las investigaciones indican que Liu Zi Jue podría ayudar a los tejidos y órganos en la recuperación respiratoria a través de estas vibraciones. Liu Zi Jue es una buena opción para las personas que buscan recuperarse de la disfunción respiratoria y la secuela de la infección por COVID-19.

Conclusiones

La evidencia biológica y psicológica disponible sugiere que el Qi gong puede ser potencialmente útil para la prevención, el tratamiento y la rehabilitación de infecciones respiratorias, incluido el COVID-19. Los ancianos, en particular, podrían beneficiarse del Qi gong durante la pandemia en curso, ya que es fácil de practicar. Se necesitan estudios futuros para confirmar la efectividad del Qi gong en este contexto y para proporcionar más evidencia sobre este tema.

Deja un comentario

- Advertisment -

Most Popular

EL DRAGÓN VUELVE A MÉXICO

ShiFu Shi Yan Ming llamado “El Dragón del Kung Fu” por Discovery Channel, finalmente volvió a México tras una ausencia de casi dos años debido a...

Tai Chi como terapia de estilo de vida antihipertensivo

Por: Yin Wu, Blair T. Johnson, Shiqi Chen, Yiyang Chen, Jill Livingston, and Linda S. Pescatello Fondo Actualmente, las...

artes marciales para combatir enfermedades crónicas

Mente y cuerpo Un artículo interesante sobre estas artes marciales y enfermedades metabólicas investigadas (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5968920/)

5 películas de artes marciales que tal vez no viste

Estas películas salieron el año pero es probable que no las hayas visto aún por la pandemia. Fuego furioso

Recent Comments

Envíanos un WhatsApp