sábado, enero 28, 2023
Inicio Arte Marcial Las artes marciales ayudan a la inteligencia emocional

CURSOS EN LÍNEA Y TIENDA:

Las artes marciales ayudan a la inteligencia emocional

Por Annika Kahn 

Como humanos, hemos estado midiendo cosas durante eones.

Desde los primeros días de seguimiento del amanecer y el atardecer, hasta el surgimiento de la revolución industrial y ahora en la era de la sabiduría, hacemos un seguimiento de cuánto tiempo trabajamos, nos sentamos, meditamos y respiramos. Esta característica humana de rastrear y medir ha dado lugar a las pruebas y estándares de cociente intelectual (CI) diseñados para evaluar la inteligencia humana. De hecho, puede realizar una prueba para ver dónde se encuentra en este espectro, teniendo en cuenta que es una medida fabricada por el cerebro humano.

La medición del coeficiente intelectual es un concepto del siglo XX, pero desde la época de nuestro amigo Confucio, se pensaba que el ejercicio y la atención plena mejoraban la inteligencia. Esta tendencia continuó en la era del Renacimiento del siglo XV, cuando se consideraba que el ejercicio era un ingrediente principal para determinar qué tan inteligente podía ser uno. ¿Por qué? Porque nuestros antepasados ​​entendieron que participar en una práctica de ejercicio físico requiere concentración mental, y la concentración mental se suma a la capacidad de uno de ser «inteligente». En este escenario, sin embargo, solo estábamos mirando al cerebro en términos de mostrar una inteligencia aguda.

Hace siglos ya entendíamos la verdadera conexión Mente-Cuerpo.

Sabíamos que los ejercicios para mejorar la memoria, como los katas, la danza y otras prácticas que requieren memoria mental como requisito previo para la memoria muscular física, mantenían nuestro cerebro en forma. Además de mejorar las reacciones físicas y los reflejos, aumentaron nuestra capacidad de concentración. El concepto se describe en esta frase, tan usada que hemos olvidado lo que realmente significa: “El cuerpo solo puede ser tan rápido como la mente”.

Con el cambio de siglo, del 19 al 20, comenzamos a movernos hacia una era en la que la inteligencia emocional es la nueva tendencia. Aquí es donde las artes marciales entran en escena. Kuksanym, fundador del linaje Kuksoolwon, afirma elocuentemente en su libro: “En Oriente no es suficiente ser fuerte e inteligente porque hay muchas formas de ejercicio que promueven la agresión. Un verdadero artista marcial sabe cómo controlar las emociones, los pensamientos y, en última instancia, el entorno y las circunstancias. La respiración ki es un componente fundamental para calmar la mente: permitir que tu cuerpo descanse y se recupere, y que tu mente se organice y se prepare”.

La conexión entre las artes marciales y la inteligencia emocional, que ahora, por supuesto, puedes medir en una prueba, no es un descubrimiento nuevo. Es una antigua práctica de cuerpo y mente que está evolucionando hacia nuevas formas de meditación en movimiento, como se encuentra en muchas artes modernas, incluido Jungshin Fitness.

Uno de los principales rasgos de la inteligencia emocional es la capacidad de actuar frente a reaccionar en cualquier situación dada. Daniel Goleman, gurú de la inteligencia emocional, ha desarrollado varias formas de entender esto. Se puede encontrar un modelo observando el sistema de 4 cuadrantes de Goleman definido por Autoconciencia, Conciencia social, Autogestión, Gestión de relaciones.

Para obtener más detalles sobre el cuadrante de reconocimiento/conciencia de Goleman, consulte su trabajo. A los efectos de este artículo, nuestro enfoque está en el elixir natural de la inteligencia emocional que se encuentra en la práctica de las artes marciales.

Examinemos algunas de las habilidades de inteligencia emocional que practicamos y encarnamos como artistas marciales:

Formas: Las formas requieren que nos movamos en todos los planos de movimiento (frontal, sagital, transversal). Esto significa que desarrollamos una conciencia espacial arriba, abajo y alrededor. Compare esto con nuestro ejercicio más moderno de sentarse en una bicicleta estacionaria mientras mira televisión o envía mensajes de texto. (¡Estoy totalmente de acuerdo con eso! Es una excelente manera de hacer ejercicio). Este ejercicio, aunque requiere memoria muscular, no requiere el tipo de agudeza mental requerida por un kata. Las formas mejoran la confianza total en la intuición, un rasgo principal de la inteligencia emocional.

Trabajo de respiración: parte de ser un artista marcial fuerte es saber cómo controlar la respiración. Esto es especialmente cierto en el arte de las armas, donde la inhalación y la exhalación pueden no ser tan constantes como el arte de hacer formas. Esta antigua práctica del trabajo de la respiración mejora nuestra capacidad de autorregulación, otro rasgo vital para mejorar la inteligencia emocional. La autorregulación ayuda a nuestra capacidad de hacer una pausa, reflexionar y decidir, antes de actuar.

Combate: en el arte del combate, uno debe ser capaz de manejar su propio núcleo, la relación con la gravedad y las emociones, así como comprometerse con el límite físico y emocional de otra persona. Esta habilidad requiere una inteligencia emocional aguda. En Jungshin llamamos a esto el enfoque «yo-no-yo». Los mejores luchadores son aquellos que pueden permanecer en su círculo y saben cómo manejar su ventaja para que nadie pueda pasar a ella. Más allá de la competencia, el atleta/artista marcial/practicante primero debe saber cómo manejar sus emociones y luego puede relacionarse con éxito con su entorno.

Los grandes líderes empresariales demuestran inteligencia emocional aplicando los cinco pilares de la inteligencia emocional: autoconciencia, autorregulación, empatía, motivación, habilidades sociales. Habilidad para manejar las propias emociones y el estrés.

Hay una palabra china, Wuwei, que significa «hacer-no-hacer». Los humanos han conocido esta forma del Dao durante siglos. Ahora, en el siglo XXI, estamos llamados a intensificar esta práctica. O, como dice Wayne Dyer, necesitamos “Hacer el dao ahora”.

Al enseñar artes marciales, brindamos a nuestros estudiantes una forma de mejorar su inteligencia emocional. Piensa en cómo aprendiste artes marciales. Tu cuerpo tenía que sentir las formas. No era suficiente entender ángulos y memorizar números. El cuerpo y la mente tenían que trabajar al unísono. La inteligencia emocional que adquiriste de tu práctica de artes marciales informa a la persona elegante, amable y poderosa que eres hoy.

Fuente: https://blackbeltmag.com/martial-arts-emotional-intelligence

Deja un comentario

- Advertisment -

LO MÁS POPULAR

Terapias de Mente y cuerpo para la Medicina Tradicional China

Las terapias mente-cuerpo de la medicina tradicional china incluyen varios tipos de intervención y combinan posturas físicas con relajación consciente y técnicas de respiración........#taichi #artesmarciales #qigong #medicinatradicionalchina

El Jalón de la Mano en el Taekwondo – 2

En el Taekwondo, este movimiento ha sido interpretado únicamente como un “generador de potencia” bajo el principio de la tercera ley de Newton ...........#artesmarciales #taekwondo #jabi #jalondemano

TAI CHI AYUDA A PERSONAS CON OSTEOARTRITIS DE RODILLA

El objetivo de este estudio fue evaluar sistemáticamente los efectos del Tai Chi en la mejora de la función para caminar y el control de la postura en pacientes adultos mayores con osteoartritis de rodilla..........#artesmarciales #taichi #qigong #rodillas #osteoartritis #adultosmayores

El jalón de la mano en el Taekwondo

Uno de los movimientos menos entendidos dentro de la técnica básica del Taekwondo es el jalón de la mano o “sonjabi”.........#taekwondo #agarres #sonjabi #jalóndemano

COMENTARIOS RECIENTES

Envíanos un WhatsApp
A %d blogueros les gusta esto: